miércoles, 9 de marzo de 2011

¿Qué pasa con las Brif?


¿Qué pasa con las Brif?
Desde el día 7 de febrero de 2011, 7 compañeros, trabajadores de la BRIF (Brigada de refuerzo contra incendios forestales), dependientes del Ministerio de Medio Ambiente Medio Rural y Marino (MMAMR) y gestionadas por la empresa pública TRAGSA, se encuentran expulsados de su puesto de trabajo, sin explicación alguna por parte de la empresa.


Antecedentes:

En aplicación del III Convenio Colectivo para el personal de las empresas adjudicatarias de los servicios contra incendios forestales de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, (en vigor desde el 25 de septiembre de 2010, aplicable tanto a las BRIF como a l@s trabajador@s de Parques Nacionales en Castilla La Mancha) l@s trabajador@s fijos-discontinuos dejamos de serlo, para pasar a la categoría de  fijos. Así como, según el artículo 27.2 “el período de ejecución de las tareas de prevención y extinción se realizarán de manera ininterrumpida”.

Exposición de los hechos:

El día 8 de Noviembre de 2010, la empresa TRAGSA notificó a los trabajadores, por escrito, la orden de la Dirección General de medio natural y política forestal (MMAMRYM) en la que el día 17 de diciembre de 2010, concluirían los trabajos de la campaña de prevención y extinción de incendios forestales, interrumpiendo la prestación de los servicios de l@s Trabajador@s, hasta el inicio de la siguiente campaña, que sería comunicado a través de un llamamiento para que l@s trabajador@s nos reincorporáramos a nuestro puesto de trabajo.

El día 9 de noviembre, la empresa TRAGSA nos comunicó, a través de un escrito, el aviso del comienzo de actividad para el día 25 de enero, considerándonos,  en incumplimiento de nuestro Convenio, como fijos discontinuos, y la que firmamos como no conformes.

Dada esta situación, procedimos a denunciar a la empresa TRAGSA, por incumplimiento de convenio, el día 13 de enero.

Próximos al día 21 de enero, la empresa se enteró de las denuncias interpuestas, y  comenzaron las amenazas y coacciones, sobre el colectivo de trabajador@s, con la no reincorporación al puesto de trabajo. El colectivo de trabajador@s, reunidos en asamblea, decidimos en primera instancia, retirar la denuncia para conservar nuestros puestos de trabajo, para proseguir después, la lucha por el reconocimiento de nuestros derechos laborales, desde nuestros puestos de trabajo.

El día 25 de Enero, no se reinició la actividad, con el consecuente nerviosismo de l@s compañer@s. A pesar de la comunicación de la empresa, l@s tarbajador@s, acudimos el 25 de Enero, tal y como se nos había comunicado por escrito el 9 de noviembre a nuestro  puesto de trabajo. Allí mismo, responsables de la empresa TRAGSA nos negaron retomar la actividad, a lo cual, el colectivo intentó presentar una hoja de firmas, en prueba de que habíamos estado en el lugar y hora, en respuesta al llamamiento del día 9 de noviembre, que se nos rechazó, en una acto más de coacción y represión por parte de la empresa TRAGSA.

Ese mismo día, los responsables de la empresa informaron, en los locales de la empresa en Cuenca, a un grupo de trabajador@s, entre los que se encontraban delegados sindicales y capataces de las cuadrillas, que en cuanto recibieran instrucciones de sus superiores, se nos comunicarían a través de los cauces habituales (Técnico – Capataz – Especialista).

El día 31 de Enero, los técnicos de la empresa TRAGSA comunicaron, por mensaje SMS, a los capataces, que el día 7 de febrero se reiniciaría la actividad. Entre los días 1 y 2 de febrero l@s trabajador@s fueron recibiendo la comunicación por burofax del llamamiento a reincorporarse a sus puestos de trabajo. 

Esta comunicación nunca nos llegó al colectivo de 7 trabajadores, los cuales nos personamos el día 4 de febrero en las oficinas de la empresa en Cuenca para exigir una explicación o motivo por el que no se nos activaba como al resto de compañer@s. el Delegado Provincial Carlos Consejo no nos da ninguna respuesta alegando que “sigo instrucciones de arriba”.

A día de hoy, nos encontramos expulsados de nuestros puestos de trabajo y en una situación de TOTAL INDEFENSIÓN, siendo víctimas de la represión, ejercida por la empresa TRAGSA, para negar a todo el colectivo de trabajador@s lo que por derecho les corresponde: LA DEFENSA DE SUS DERECHOS LABORALES.

La elección de estos 7 trabajador@s, 5 CAPATACES (los de mayor antigüedad), y 2 ESPECIALISTAS, uno de ellos DELEGADO SINDICAL, y el otro DELEGADO de la Asociación de Trabajadores BRIF (ATB) en Cuenca, ha sido TOTALMENTE PREMEDITADA, para dar a l@s trabajador@s UN CORRECTIVO EJEMPLAR decapitando los pilares del servicio.

Exigimos nuestra inmediata reincorporación en nuestros puestos de trabajo.

Carlos Cavadas Núñez. CGT.  

A día de hoy: El alegato al que se aferra la empresa es que todos los trabajadores de la base BRIF de Cuenca, hemos causado “baja voluntaria” al no contestar por escrito al llamamiento de incorporación a las actividades de prevención para el 25 de enero, tal y como aparece en el citado escrito presentado por la empresa. Los hechos demuestran hasta qué punto este argumento carece de validez:

1-En toda la experiencia que tienen los trabajadores de este colectivo, que en algunos casos supera la decena de años, se ha dado por buena con la firma del propio llamamiento.

2-Así lo han comunicado expresamente tanto técnicos como personal administrativo de las oficinas de Cuenca.

3-El resto de trabajadores del sector, tanto Parques Nacionales como resto de bases BRIF a nivel nacional, no necesitaron presentar la aceptación por escrito expreso, sino que se entendía aceptado con la entrega del llamamiento firmado.

4-Ante la previsión de los trabajadores BRIF de la probable toma de represalias por parte de la empresa, realizamos un escrito el conjunto de los trabajadores comunicando la aceptación a la reincorporación, presentándola en las oficinas a primeros de enero. Ante la negativa de esta de realizar el registro de entrada, procedemos a enviarlo por e-mail al delegado provincial de Cuenca.




No hay comentarios:

Publicar un comentario