jueves, 29 de septiembre de 2016

Viveristas forestales: devolver al paisaje lo que es del paisaje

                     

El sector de la restauración forestal y paisajística en España es clave para que una zona recupere su aspecto original después de un incendio o al finalizar grandes obras de infraestructuras, como carreteras, autovías o trazados de AVE.
Su actividad nace en viveros específicos, donde se produce planta autóctona destinada a recuperar zonas donde agresiones de este tipo han abierto "profundas heridas", algunas de ellas en espacios bajo la protección de figuras como la red europea Natura 2000.
Si la vertiente forestal del negocio se centra en recuperar la cubierta vegetal de grandes áreas afectadas por un incendio o replantar un monte de explotación maderera, la parte ecológica o paisajística trata de paliar el efecto de las necesidades humanas sobre el paisaje.
Existen en España una veintena de viveros que producen planta para uno y otro cometido, agrupados en torno a la Federación Española de Viveristas Forestales de Restauración Paisajística y del Medio Natural (FEVIF), que han sobrevivido a la crisis de un sector que creció significativamente en la década de los 90.
El de la restauración ecológica o paisajística es un sector económico relativamente reciente, "surgido a raíz de los grandes programas de infraestructuras -autovías, AVE o grandes obras de canalización- puestos en marcha desde la administración", ha explicado a EFE Adolfo Ponce, presidente de FEVIF.
Una época que hizo florecer el negocio de cerca de un centenar de viveros a los que las "vacas flacas" han jugado una mala pasada, "poniéndoles contra las cuerdas y en muchos casos llevándoles a la quiebra absoluta", ha asegurado.
Víctor Martín Sacristán dirige El Ejidillo, un vivero que, con 250 trabajadores, engloba todos los servicios en jardinería, obra forestal y restauración medioambiental y paisajística sobre una superficie de 62 hectáreas en el término segoviano de Valdesimonte, muy cerca del parque natural de las Hoces del Duratón, LIC y ZEPA de la Red Natura 2000.
Lamenta la "falta de consideración" que las planificaciones de obras tienen con un sector cuya actividad empieza cuando acaba la obra civil y "cuando el presupuesto ya está tocado", lo que implica "gastar mucho menos dinero del que se debería invertir".
Este sector, "que en los países pobres sería un lujo y en los ricos del norte de Europa, donde no es necesario por la elevada pluviometría que permite la rápida regeneración de la cubierta vegetal", tiene en España su máximo exponente.
Por eso, la FEVIF reclama mayor atención y consideración y más inversión pública; "al fin y al cabo, la administración está detrás del 90 por ciento de nuestro negocio -recuerda Ponce- y con esta crisis hemos sufrido más que recortes, aniquilación".
Defiende la capacidad productiva de sus viveros y pone en valor el papel del sector en el sostenimiento ambiental del medio natural y en la supervivencia "de todas las especies vegetales de España, muchas de ellas en peligro de extinción".
Además, "por falta de presupuesto hoy en día tenemos excedente de muchas especies vegetales de gran valor a las que no podemos dar salida y nos vemos obligados a quemar".
"Todo se puede producir y es susceptible de colocarse en la zona de donde se ha retirado", asegura Víctor Martín; "es hipócrita poner en duda el trazado de una carretera o una línea de tren por su impacto sobre ciertas especies vegetales".
Este puñado de viveros deben su supervivencia al producto diversificado que ofrecen; por eso, los gerentes de El Ejidillo, tras 25 años dedicados en exclusiva al mundo vegetal, se lanzaron a la ganadería con la introducción en su finca de más de 2.000 ocas para la producción de huevos.
"Son huevos ecológicos, de temporada y artesanales", explica Víctor Martín; pero además, las ocas interactúan con el vivero, pastan y retiran la hierba sobrante de la zona de árboles donde se protegen del exceso de calor, y cuando desplazan a sus batallones, el suelo queda perfectamente abonado.
Imagen: Pedro Pablo Pérez (EFE TV)
Guión, locución y montaje: Cristina Yuste (EFEverde)

No hay comentarios:

Publicar un comentario